Trámites Efectos exoneración


¿Quién solicita el BEPI el mediador o el deudor?

Lo insta siempre el deudor, no se puede conceder de oficio. Cuestión distinta es que el mediador en sus informes pueda indicar si, a su juicio, el deudor cumple o no con los requisitos para solicitarlo. Pero la legitimación activa es exclusiva del deudor, que tiene que realizar la petición por escrito.

En el caso de la consecución de la exoneración del BEPI por el concursado, si las deudas tienen posibles responsables subsidiarios a los que acudir para su cobro, por ejemplo por las Administraciones Públicas, sería posible? la exoneración tiene alcance objetivo o subjetivo. Es decir se exonera a la persona o la deuda desaparece del tráfico. La exoneración se realiza respecto de quien la pide, si hay avalistas o garantes de cualquier naturaleza, éstos no quedan liberados por la exoneración del deudor principal.

Ante la imposibilidad o dificultad extrema de aportar determinada documentación antes de la designación de mediador concursal, podemos aportar una declaración jurada?

Al final la documentación deberá ser para el BEPI, en ese momento podrá verificarse la documentación, me refiero por ejemplo a obtener antecedentes penales. En principio es el deudor quien tiene que preocuparse de aportar la documentación necesaria para acreditar que es deudor de buena fe (artículo 178 bis). Si no la aporta, puede ocurrir que los acreedores se opongan al beneficio. El juez de oficio no puede rechazar el beneficio pedido por el deudor, aunque la documentación sea insuficiente. Si falta documentación y hay oposición a conceder el beneficio, el deudor puede pedir los oficios correspondientes para cumplimentar su prueba. No obstante, con el DNI electrónico se puede acceder con mucha facilidad a la mayoría de documentación preceptiva para iniciar el procedimiento.

En cuanto al requisito de que el concurso no haya sido declarado culpable: Una persona física empresaria individual, que no se ha inscrito en el Registro Mercantil, que es "autónoma" (un pequeño comerciante que tiene una tienda), parece que de acuerdo con la literalidad del Código de Comercio debería llevar contabilidad ajustada a de dicho Código al ser comerciante, pero en la praxis (99% de los casos) lleva unos meros registros fiscales (ingresos y gastos) exigidos por la AEAT, pero no una contabilidad conforme al Código de Comercio, ni deposita cuentas. ¿Cómo se soluciona este supuesto respecto a la posible culpabilidad en el concurso consecutivo por no llevar contabilidad ni depositar cuentas de cara a obtener el BEPI?.

El deudor debe defender el carácter fortuito del concurso en la sección de calificación, no en el trámite de exoneración, donde ya tiene que estar calificado el concurso. La calificación dependerá de la iniciativa del administrador concursal, del interés de los acreedores y del Ministerio Fiscal. Son estas partes las que conforman la propuesta de calificación. Es cierto que el incumplimiento grave de deberes contables puede dar lugar a la calificación del concurso como culpable. No debe olvidarse que el beneficio de exoneración de pasivos no es un derecho, sino una concesión que requiere cumplir con el requisito de la buena fe, en los términos que define el artículo 178 bis 3 de la LC. Según el art. 25 del Código de Comercio, "Todo empresario deberá llevar una contabilidad ordenada, adecuada a la actividad de su empresa que permita un seguimiento cronológico de todas sus operaciones, así como la elaboración periódica de balances e inventarios. Llevará necesariamente, sin perjuicio de lo establecido en las leyes o disposiciones especiales, un libro de Inventarios y Cuentas anuales y otro Diario". A su vez el artículo 19.1del Ccom dice que la inscripción en el Registro Mercantil será potestativa para los empresarios individuales, con excepción del naviero. Es por esto que quien de verdad va a determinar la obligación o no de llevar una contabilidad la determina la normativa fiscal. 31 Por lo que siempre estás obligado a la llevanza de la contabilidad de una manera clara y ordenada, pero en todo caso dependiendo del tipo de estimación de los rendimientos en el caso de las personas físicas (autónomos), la legislación fiscal establecerá la obligatoriedad contable o no. Así en Régimen de Estimación Directa Simplificada (con ingresos anuales inferiores a 600.000€, los libros obligatorios son los libros de ingresos y gastos) En el Régimen de Estimación Directa Normal (con ingresos anuales superiores a 600.000€) los libros obligatorios son los establecidos en el Plan General de Contabilidad. Las formalidades, por tanto sin diferentes, pero en ambos casos no tener la contabilidad es un incumplimiento grave que se tendrá en cuenta en la calificación concursal.

¿Se puede hacer una 2a Oportunidad sólo con deudas públicas? ¿Si solo hay deudas públicas y se hace una propuesta de pagos, se tiene por intentado el acuerdo extrajudicial? En estos casos el beneficio se puede pedir y se debe obtener. Si el deudor está en disposición de pagar el crédito privilegiado (un 50% del crédito público, 35 excluidos sanciones, recargos e intereses) se cancelaría el resto del crédito público (subordinado y ordinario). Si no puede pagar esa parte, la Sentencia del TS de 2 de julio de 2019 ha aclarado que en el plan de pagos sólo se ha de cubrir el crédito privilegiado. En cuanto al acuerdo extrajudicial, entiendo que se tendrá que iniciar, aunque no afecte al crédito público.

¿Cómo pueden corroborar que el deudor no ha rechazado ninguna propuesta de trabajo en los últimos 4 años, puesto que nosotros entendemos que solo podrían hacerlo si fuera una oferta de trabajo del INEM porque como podrían hacerlo con ofertas de trabajo de una empresa privada? La carga de la prueba le corresponde al acreedor que pida la revocación, no al deudor. En todo caso la clave está en que la oferta rechazada debe ser adecuada a su capacidad, circunstancia que, en principio, sólo puede acreditar una certificación del SEPE. Es un problema de prueba y carga de la prueba. 

Puede obtenerse el BEPI provisional en el caso de que los ingresos del deudor sean inferiores al SMI y no pueda proponer y asumir un Plan de Pagos?

Puede obtenerse el beneficio en todo caso. Si no dispone de recursos, en el plan de pagos tendrá que hacer referencia a su situación actual y a sus perspectivas de ingresos embargables a medio plazo (5 años). En todo caso, sea cual sea el plan de pagos que proponga, si no puede cubrirlo y el juez considera que ha hecho un esfuerzo razonable, la exoneración provisional puede convertirse en definitiva.

El plan de pagos que presenta el deudor para conseguir el BEPI provisional, ¿debe estar consensuado con los acreedores de derecho público o es una propuesta unilateral? Me he encontrado que la alegación que me hace la AEAT es que los aplazamientos de pago deben ser autorizadas por ellos expresamente y esto dificulta la redacción de la propuesta.

No tiene que consensuarse el acuerdo. Es una propuesta unilateral del deudor, que atiende a su situación patrimonial y expectativas.

El TS ha establecido (Sentencia de 2 de julio de 2019) que el acuerdo con los acreedores públicos debe coordinarse y supeditarse a ese plan de pagos. Luego primero es presentar un plan razonable y después que, por la vía de alegaciones, los acreedores puedan objetarlo.

¿Qué hago cuando la TGSS no quiere gestionar el cumplimiento del plan de pagos aprobado por el juez. Tengo que interponer un recurso contencioso administrativo?

A la vista de la Sentencia del TS de 2 de julio de 2020, debe dirigirse al juez del concurso para que sea quien requiera el cumplimiento del plan de pagos. Nada impide al deudor instar el recurso administrativo frente a las decisiones de la Seguridad Social. La querella podría no tener demasiado sentido.

Debe invocarse la STS de 2 de julio para coordinar las actuaciones de la TGSS con las del juzgado mercantil o de primera instancia.

Un empresario, adm. de varias S.L. que cerraron -sin concurso- en la crisis de 2008 acude al mecanismo de la segunda oportunidad. Relaciona las deudas que conoce, pero teme que pueda recibir reclamaciones por su actuación como administrador de esas sociedades.

Entendemos que se exoneran todos los créditos: los relacionados en la lista de acreedores y los no concurrentes (la forma de publicidad mediante edicto en el BOE debería ser suficiente para no vulnerar el derecho de oposición de cualquier acreedor); no obstante y ante cualquier eventual aparición de un crédito una vez concluido en concurso, aconsejamos que en la solicitud de BEPI supliquemos que se extienda el beneficio a todos aquellos crédito con un origen anterior a la fecha de declaración de concurso,

¿Un deudor no tenía conocimiento de la posibilidad de llegar a un acuerdo con sus acreedores por lo que en su día no intentó un acuerdo extrajudicial como tal y ya le han embargo todos sus bienes. ¿Sería considerado deudor culpable?

Un deudor que no hubiera acudido al acuerdo extrajudicial de pagos no puede considerarse, por esa sola circunstancia, culpable. Cuestión distinta es que, conforme al artículo 178 bis 3 de la LC, para poder acceder a la exoneración de pasivos tenga que hacer frente al pago del 25% de los créditos ordinarios, o directamente, o por medio del plan de pagos ni no tiene patrimonio suficiente.

Si el intento de acuerdo extrajudicial de pagos no es obligatorio para obtener el beneficio. Entonces no es un requisito. ¿Por qué mencionarlo entonces entre los requisitos?

Tal y como indica la STS de 2 de julio de 2019, el concepto de deudor de buena fe en el trámite de exoneración es un concepto autónomo, es decir, no se puede acudir a los requisitos generales de la buena fe, sino al catálogo de circunstancias que prevé el artículo 178 bis 3 de la LC.

La técnica que emplea el legislador no es muy ortodoxa, pero lo cierto es que el intento de acuerdo integra esa buena fe, o la cualifica por cuanto permite al deudor acceder a la exoneración en mejor posición que si no lo hiciera.

Pero deber quedar claro que no intentar el acuerdo extrajudicial de pagos por aquel deudor que reúna los requisitos para hacerlo y no lo haga quedará en peor situación debiendo pagar el 25 % de los créditos ordinarios para poder acceder al beneficio de exoneración.

¿si tengo la mitad de un piso puedo acogerme igualmente a la exoneración?

Sí, sin duda. La petición de exoneración no depende del activo, sólo del pasivo y la incapacidad de pagarlo. Cuestión distinta es la liquidación del patrimonio. En el concurso sólo se puede vender la mitad indivisa, la cuota, no todo el inmueble.

¿Qué sucede si, ya sea por el importe de la deuda o por la situación del deudor, no pueda asumirse por un plan de pagos a 5 años?

El artículo 178 bis prevé un plazo de 5 años para el pago de créditos no exonerables. Si finalmente no se ha podido pagar esa parte de crédito, pero el deudor ha hecho un esfuerzo razonable de pago, el juez puede autorizar la exoneración definitiva. Ese esfuerzo razonable es el de aplicar el 50% del patrimonio embargable al pago del acuerdo (un 25% si el deudor es persona en riesgo de exclusión social).

¿Debería un deudor, una vez intenta el Acuerdo Extrajudicial de Pagos y si este no ha sido aprobado, limitarse a intentar pagar los créditos contra la masa y los privilegiados, descuidando los otros, de los que espera sea exonerado? Esto es porque se entiende que, evidentemente, no llega al pago de todos ellos.

No. El deudor en el concurso ve liquidado todo su patrimonio embargable, se suspenden sus facultades y es el administrador concursal el que gestiona los pagos. Habrá que pagar por el orden legal hasta donde llegue el patrimonio, el deudor no puede elegir a quien paga antes.

¿Cuando hablamos de la exoneración del crédito público?

El deudor puede liberarse de una parte del crédito público si, en la liquidación del concurso consecutivo, satisface el crédito con privilegio (normalmente un 50% del crédito público, excluidos recargos e intereses). Si con la liquidación de su patrimonio puede cubrir una parte superior de ese crédito lo habrá de pagar.

Si el deudor no llega al umbral de pago del crédito privilegiado, en ese caso podrá presentar un plan de pagos. Según la Sentencia del Tribunal Supremo de 2 de julio de 2019, en ese plan de pagos sólo tiene que prever el pago de la parte de crédito público que sea privilegiada general. No el resto (la decisión del TS fuerza la interpretación de la Ley

Si pasados 5 años el deudor no puede pagar esa parte del crédito público, el deudor podrá valorar si ha hecho un esfuerzo razonable para poderle perdonar, cinco años después, ese crédito público pendiente. Pero siempre que no disponga de patrimonio embargable.

Vinculado a la pregunta anterior. El crédito público por sanciones, recargos e intereses qué régimen tiene en el concurso.

Si esos créditos se califican como créditos subordinados, serían exonerables en los dos supuestos legales, pero debe advertirse que previamente hay que liquidar todo el patrimonio embargable del deudor. Es decir, el perdón de esa parte de deudas no es automático.

¿Se exoneran los alimentos igual que la deuda publica ? ... es posible modificar los importes de los alimentos?

La referencia a los alimentos la recoge el artículo 178 bis de la LC sólo en los supuestos en los que el deudor no pueda cubrir con la liquidación de su patrimonio el crédito concursal privilegiado y el crédito contra la masa (si ha intentado el acuerdo extrajudicial de pagos). Si no puede cubrir esos créditos la Ley le obliga a incluir todos los alimentos anteriores a la declaración de concurso en el plan de pagos, los posteriores tienen la consideración de crédito contra la masa. Hasta la fecha no hay jurisprudencia que aplique a los alimentos los mismos criterios que el TS establece para el crédito público en el plan de pagos.

Alcance de la exoneración.

Sólo se exoneran las deudas anteriores a la declaración del concurso y, en último término, las que puedan generarse durante el concurso (crédito contra la masa). Por lo tanto, aquellas deudas que se devenguen con posterioridad a la aprobación de la exoneración y puedan iniciar ejecuciones singulares podrían comprometer el cumplimiento del plan de pagos.

Si un plan de pagos ya ha sido aprobado y durante los 5 años siguientes el deudor pasa a percibir un mejor salario, ¿se debe comunicar al juzgado porque se entiende que tendrá mayor capacidad económica y se deberá modificar el plan? O no se dice nada?

El deber de comunicar la mejor fortuna según la Ley Concursal (artículo 178 bis) se refiere sólo a los supuestos en los que esa mejor fortuna permita pagar todos los créditos.

En principio, son los acreedores los que tienen que instar el incidente de revocación del beneficio, no el deudor.

Si el deudor ha encontrado un trabajo y con esos nuevos ingresos ha mejorado su patrimonio, estará en mejor disposición para cumplir el plan de pagos, pero no estará obligado a pagar más allá de ese plan de pagos.

En el caso de haberse formulado un compromiso de pago de los créditos contra la masa cuando éstos no se han podido satisfacer durante la tramitación del concurso y se ha otorgado el BEPI, tendría alguna consideración excepcional transitoria esta nueva situación económica derivada del covid.19 en el beneficiario de dicho BEPI que no pudiera cumplir esos compromisos a efectos de revocación del beneficio?

Si por la razón que sea no se puede cumplir el plan de pagos, pero el deudor ha hecho un esfuerzo razonable, en los términos que define el artículo 178 bis, podría exonerarse el pago de los créditos contra la masa.

Régimen procesal de la ejecución hipotecaria en el concurso consecutivo.

Normalmente se ejecuta de modo separado, ya que no es un bien necesario para la continuidad de la actividad del deudor (Salvo que sea empresario o emprendedor y el inmueble lo dedique o necesite para su actividad). La ejecución se tramita ante el juzgado de 1ª Instancia correspondiente (artículo 56 de la LC).

¿Si la hipoteca está al día pero la hipoteca es superior al valor del inmueble, puede el concursado o un familiar pagar la diferencia y excluirse la vivienda habitual del plan de liquidación?

Si se hace esta operación durante el concurso y se cancela la hipoteca, el inmueble quedará libre de cargas y tendrá que venderse para pagar al resto de acreedores.

Lo que se permite en algunos supuestos es evitar que se venda la vivienda hipotecada si el deudor está al día de cuotas y el valor de subasta es inferior a lo que queda por pagar de la hipoteca. Si no hay deuda hipotecaria, la vivienda se tiene que vender en todo caso.

¿El beneficio de la exoneración de patrimonio insatisfecho afectará a los alimentos en favor de los hijos declarados en Sentencia, y que no hayan sido satisfechos antes ni después de la propuesta de acuerdo extrajudicial de pagos? Dichas pensiones alimenticias queda exoneradas?

Los alimentos debidos que se hayan generado tras la declaración de concurso no podrán exonerarse, en principio, por cuanto son créditos contra la masa.

Respecto de los alimentos debidos con anterioridad, son crédito concursal y están sujetos a las reglas de otros créditos concursales. Si el deudor ha liquidado su patrimonio y no ha podido pagar esas deudas, por una u otra vía se exonerarán.

Si se alcanza un acuerdo extrajudicial de pago del crédito particular, pero la deuda pública no se incluye, ¿se debe seguir con el concurso consecutivo para poder conseguir un plan de pago con las Administraciones?

Al no verse afectados los créditos públicos por el acuerdo extrajudicial, sólo en el marco del concurso pueden establecerse consecuencias efectivas para esos créditos y su redefinición conforme a las reglas del concurso.

¿Qué sentido tiene la previsión de cinco años para la liquidación de deudas no exoneradas? ¿Qué ocurriría con un deudor cuyo préstamo hipotecario ha vencido y debe 200.000 eur y, al ser crédito privilegiado no ha podido entrar en la exoneración?

Ese plazo se articula porque el beneficio de exoneración es extraordinario, no es un derecho del deudor, sólo se concede en circunstancias limitadas. El plazo de cinco años se articula para evitar situaciones de fraude de insolvencias provocadas.

En cuanto al préstamo hipotecario, si no se está al día, la hipoteca se ejecutará en el concurso y el resto de crédito, no cubierto por la subasta, se podrá exonerar.

Si se estaba al día y se opta por no liquidar la vivienda, porque se va pagando. No se exonera el préstamo y el deudor corre el riesgo de que, si finalmente no puede pagar la hipoteca, le ejecuten fuera del concurso y la exoneración y no pueda volver a pedir la exoneración al menos, hasta transcurridos cinco años desde la conclusión. del concurso.

PREGUNTAS DE LA CONFERENCIA 28/4/2020 ICAB